Buscar
  • Felicitas Guerrero Libro

Navidades de antaño


Fragmento de “Navidades de antaño”

Escena perteneciente a la segunda parte de:

“Perdón por ser virtuosa, la vida de Felicitas Guerrero” Ajusticiada.

…..

Al rato en la gran recepción armaron el pesebre sobre una enorme alfombra dorada y se dispusieron a colgar los adornos en el árbol:

-¡Los Reyes Magos! Félix, ven, mira -y Antonia le tomó la manito al niño-. Ese es Melchor, Gaspar y Baltasar….

Los tres Reyes Magos fueron los tres grandes y principales maestros de las escuelas espirituales de la época. Eximios astrólogos se dejaron guiar por la “Estrella de Belén” –un cometa- para llegar al punto matemático exacto donde nacería el Mesías. Acudieron desde Oriente para ofrendarle: oro, incienso y mirra.

La palabra “mago”, proviene del persa ma-gu-u-sha, que significa sacerdote. Llegó al griego como μάγος (magos, plural: μάγοι, magoi), refiriéndose a una casta de sacerdotes persas o babilonios, que estudiaban las estrellas en su deseo de buscar a Dios.

-Ese es Félix, el niño Jesús –le indicó sonriente Catalina.

-¿Niño Jesús? –dijo el pequeño con dificultad- Un bebé…

-Sí, como tú hermoso, un bebé. Lo guardaremos hasta la Nochebuena y después de la misa del gallo lo pondremos en su lugar, ¿quieres? –le propuso su mami.

-Ti, mami. Quiero uno –pidió Félix de dos añitos y medio.

Las chicas lo alzaron una a una para que el pequeñín colgara moños y guirnaldas en el pino.

-¡Qué maravillosa obra! –exclamó Martín ingresando a la gran recepción de La Noria.

-Hola, hola –saludaron todas.

-Gracias, Martín. El maestro tallador interpretó mi idea a la perfección –le dijo su esposa.

-De nada. Sí, el maestro tallador resultó ser un genio. El pesebre es impresionante. Todo por hacerlos felices. Ven, mi amor –y alzó a Félix apasionadamente.

-Para los antiguos pueblos del norte de Europa el pino representaba el espíritu del hogar –les contó María.

-¿De dónde sacaste eso? –quiso saber Catalina.

-Tía Tránsito me lo leyó de un libro inglés –aclaró.

-¡Qué bueno que el nuestro sea gigante! –acotó Felicitas-. Esta Navidad seremos la envidia de los Lavallol.

-Es verdad. Ellos siempre se dan pisto de ser la quinta más adornada y fulgurante –exclamó entusiasmado Álzaga-. ¡Este año daremos el batacazo!

-Ese es mi cuñado. ¿Podemos invitar a toda la familia? –propuso Catalina muy pícara.

-Por supuesto. Después de la misa del gallo ¡que vengan todos para acá! –ordenó Martín al salir, llamado por uno de sus empleados.

Ángela se acercó a Felicitas.

-Él es un buen hombre, mi niña –le recordó la nana.

Y acomodó una telas que la señora hizo colgar desde la gran escalera para realzar el pesebre.

-Más le vale –dijo Felicitas sonriendo por lo bajo y guiñando un ojo.


Nota de la autora:

Ambientación de la escena: extraída de la Revista “Caras y Caretas”

En su edición del 23 de diciembre de 1916 evoca las navidades en el Buenos Aires de 1860

http://www.acciontv.com.ar/historia/navidad2/publi2.htm

https://es.wikipedia.org/wiki/Reyes_Magos

0 vistas

@2019 Web Oficial de la obra PERDÓN POR SER VIRTUOSA

la vida de Felicitas Guerrero por Aineé

  • Facebook
  • Instagram