Guión de teatro: Felicitas, la maldición

Escena 3: Lunes  para el olvido.
Se encienden las luces blancas de todo el escenario con la misma escenografía, está Felicitas sentada en el sillón grande leyendo un libro. Ingresa Tránsito sonriendo con Ángela detrás con una bandeja con tetera y tazas.

TRANSITO (alegre)

¡Buenos días, buenos días!

Felicitas se pone de pie sonriendo y besa a su tía en la mejilla, mientras Ángela de buen semblante deja las cosas sobre la mesa.

FELICITAS (alegre)

¡Qué bello día! Podríamos dar un paseo, tía.

TRANSITO

¡Qué buena idea!, te acompaño con gusto. Mientras desayunas voy a ayudar a mi hermana con tus hermanitos.

Tránsito sale de escena.

FELICITAS (contenta)

Bueno, te espero. Ángela ¿te ayudo?

ANGELA (servicial)

No, mi niña.

Ángela sirve el desayuno. Ingresa Carlos muy huraño. Ángela lo mira miedosa. Detrás de él ingresa doña Felicitas muy compungida. Felicitas se respinga al ver a sus padres y se torna seria.

CARLOS (serio y un poco autoritario)

Hija, tenemos que hablar.

Felicitas mira a doña Felicitas gimoteando. Ángela deja las cosas en la mesita y mira a doña Felicitas -presintiendo lo peor-. Ángela sale de escena sumisa. Carlos autoritario comienza a pasearse con los brazos cruzados detrás de la espalda.

FELICITAS (sin comprender)

¿Qué pasó, papá?

Carlos mira a doña Felicitas.

CARLOS (autoritario)

Menos mal que tu hermana se fue.

Doña Felicitas y su hija lo miran con desprecio (ambas están de pie).

FELICITAS (casi lacerante)

No hace falta que nos maltrates. ¿Qué pasó?

DOÑA FELICITAS (suplicante)

Por favor, Carlos…

Carlos ignora a su esposa y se centra en Felicitas.

CARLOS (serio)

 Felicitas, esto no puede esperar. Has visto que Martín visita nuestra casa. Él es un gran amigo de mi juventud.

Doña Felicitas mira a Carlos.

DOÑA FELICITAS (suplicante)

No, Carlos.

CARLOS (autoritario)

Cállate.

FELICITAS (intercede)

Sí, ya sé quién es Álzaga.

CARLOS (muy serio)

En vista de que has crecido, no quiero que tus pensamientos vuelen al lugar equivocado (pausa). Martín me ha propuesto iniciar un noviazgo contigo, para luego pedir tu mano; y yo he aceptado.

DOÑA FELICITAS (llorando, se desploma en el sillón)

No, Dios mío.

Felicitas queda pasmada, toma con fuerza la mano de su madre y con la otra mano aprieta su amatista de protección.

FELICITAS (balbuceante)

No entiendo, mamá...

DOÑA FELICITAS (balbucea)

No puedo hacer nada.

CARLOS (quiere convencerla)

Martín es un excelente hombre. Te cuidará. Es rico, con él tendrás un futuro brillante…

DOÑA FELICITAS (reacciona)

¡Déjala por favor, es apenas una niña!

Carlos  mira con odio a su esposa.

CARLOS (amenazante)

¡Cállate, tú no te metas!

Felicitas mira a los dos suplicante.

FELICITAS (suplicante)

Papa,  estoy bien con ustedes. Aquí no me falta nada, mamita no quiero.

CARLOS (autoritario)

No es cuestión de querer o no. Está decidido, y así se hará.

DOÑA FELICITAS (lo enfrenta de pie)

¡Déjala en paz!

Doña Felicitas y su hija lo miran desafiantes.

FELICITAS (con odio levanta la voz)

¿Quieres que me case con él? ¿Me entregas a Álzaga por qué estás fundido? Martín es mayor que tú, ¡no lo amo y no lo haré!

........